Obama representa la fase más alta del neocolonialismo, del poder blanco con cara negra

060922_barackobama_xtrawide

A continuación, les presentamos un análisis sobre las eleccionesde EEUU realizado por Omali Yeshitela, presidente del Partido Socialista del Pueblo Africano, y líder del Movimiento Uhuru cuyo protesta en un mitin de Obama en Florida en agosto planteó la pregunta “¿Que hay de la Comunidad Negra, Obama?”.

Obama representa la fase más alta del neocolonialismo, del poder blanco con cara negra

Por Omali Yeshitela
Publicado en Rebelion.org

Trabajadores africanos y pueblos del mundo:

El martes, 4 de noviembre, Barack Obama se convirtió en el 44 presidente de los Estados Unidos con la obvia alegría de millones de africanos de los EE.UU. y de todo el mundo, sobre todo en África, nuestra patria nacional. Otros pueblos del mundo también dieron la bienvenida a la elección de Obama.

El júbilo de la elección era el resultado de alivio al final del odiado régimen de Bush, pero principalmente era el resultado de la asunción que la elección de Obama representa un cambio drástico a mejor en las condiciones de las gente africana de los EE.UU. y un final a la depredadora relación de los Estados Unidos con la mayoría del mundo.

Hermanas y hermanos, amigos y camaradas: nada de esto es verdad. El hecho es que la elección de Obama a la presidencia norteamericana representa la fase más alta del neocolonialismo, del poder blanco con cara negra.

Como hemos visto en África y en algunos otros lugares, cuando nuestra conciencia política se desarrolla hasta la magnitud que se vuelve imposible para el poder blanco imperialista para gobernarnos directamente, ha sido empleado un gobierno indirecto, o neocolonialismo como método de minar la lucha por ganar nuestra libertad.

En lugar del imperialismo con cara blanca que se había vuelto tan odiado para nuestros pueblos debido a su historia de brutalidad y humillación, el imperialismo se puso una cara negra que da la apariencia de libertad y progreso mientras nuestros recursos permanecen en las manos del mismo poder blanco imperialista como antes.

Hermanas, hermanos y camaradas: algunos de nosotros somos lo suficientemente viejos para recordar la alegría y esperanza que experimentamos con nuestra independencia y la emergencia de jefes de estado africanos en África durante los años sesenta. Otros experimentaron el mismo júbilo que acompañó la elección de Nelson Mandela como presidente de Sudáfrica en 1994. Hoy esa alegría ha sido deslustrada por la realidad de nuestra continuada explotación por los mismos países y multinacionales imperialistas que se han aprovechado de nosotros históricamente.

Hermanas y hermanos; amigos y camaradas: hoy nuestras gentes están nadando en un mar de miseria a lo largo de África bajo la gobernación indirecta del neocolonialismo. Esto es verdad incluso después de Mandela en Sudáfrica donde casi el 50 por ciento de los africanos están desempleados y miles precisan vivir en chabolas inapropiadas para la habitabilidad humana. Esta Sudáfrica que decimos que ha superado su pasado racial y que ahora ha constituido una “Nación Arco Iris,” es aquella donde la población blanca, el 10 %, todavía posee el 87 % de la tierra que robaron con su inicial ocupación brutal que dura hasta este momento.

En los EE.UU., donde Barack Obama también nos dijo que esa opresión racial ya no es un factor en la vida, la brecha en la salud entre negros y blancos cuesta la vida a de más de 83.000 africanos cada año. Por añadidura, en los EE.UU. se encarcela a los africanos en proporciones 8 veces más altas que a los blancos y uno de cada tres varones africanos de treinta tiene un antecedente de prisión. Uno de cada ocho hombres africanos de 20 años está ahora en prisión o en un centro penitenciario en un día dado. Esto es solo la punta del iceberg de las condiciones de existencia para la gente africana, la mayoría de la cual es de clase trabajadora, en los EE.UU. Claramente la elección de Obama no es una señal de que las cosas sean mejores para la población africana.

Hermanas y hermanos, amigos y camaradas: lo mismo que hizo necesario al poder blanco imperialista emplear el neocolonialismo en el Continente de África, ha hecho necesario a nuestros opresores y explotadores imperialistas emplear el neocolonialismo global mediante la elección de Barack Obama cuya campaña presidencial costó más de 600 millones de dólares estadounidenses.

A lo largo del mundo los pueblos están luchando por subvertir su relación opresiva con los EE.UU. Estas son luchas que han ido continuando desde un tiempo hasta ahora y han resaltado en el pasado por las gloriosas luchas de los pueblos vietnamita y cubano. Hoy estos esfuerzos son evidentes en la resistencia a la ocupación estadounidense en Iraq y Afganistán y en el desafío a la hegemonía norteamericana de números crecientes de pueblos y países en Oriente Medio y el Golfo Pérsico.

En América del Sur puede hallarse el creciente resentimiento de los pueblos a la dominación de los EE.UU. y a la expropiación de su riqueza en las políticas y popularidad de Hugo Chávez, presidente de Venezuela, junto con los gobiernos y los pueblos de Bolivia, Ecuador, Paraguay, Nicaragua y otros.

Éstos son algunos del gran número de problemas con que la clase gobernante estadounidense se ha enfrentado desde hace algún tiempo. Están entre las contradicciones a las que se encara el imperialismo estadounidense y que nosotros hemos caracterizado como crisis de imperialismo.

Hermanas y hermanos, amigos y camaradas: La economía americana y mundial precisamente está en problemas debido a esta creciente resistencia de los pueblos del mundo. Es verdad que la economía capitalista mundial es una economía parasitaria que descansa en el pedestal de la explotación opresiva de la mayoría de la humanidad, una economía parasitaria que tiene sus orígenes en parte de la esclavitud africana y de la colonización de África y del mundo.

Las exitosas luchas de los pueblos del mundo por retomar sus recursos y sus libertades para su propio uso significan que éstos son recursos en los que los imperialistas ya no pueden confiar para alimentarse, vestir y alojarse ellos mismos y sus hijos a nuestras expensas.

Esto es lo que lo ha hecho necesario a nuestros opresores emplear una estrategia de neocolonialismo global. Es una estrategia que piensa dar una nueva y más amistosa cara que normalmente no se asocie con la opresión y la explotación del poder blanco imperial. Es una estrategia para seducir a pueblos del mundo a la complacencia con los intereses rapaces del imperialismo estadounidense cuando se pone claramente de manifiesto que la coerción militar por si sola ya no es suficiente para el éxito imperialista.

Es una estrategia diseñada para reforzar la capacidad de los EE.UU. en creciente concurso con otros, sobre todo China, respecto a los recursos de África que tan decisivos son para determinar el futuro económico del mundo. Parte de la estrategia es crear una hermandad internacional de neocolonialismo bajo el paraguas del imperialismo estadounidense que permitiría disfrutar a los jefes de estado neocoloniales de África del prestigio de la asociación con Obama para el trato favorable a multinacionales norteamericanas que se aprovechan de los recursos de nuestra África.

Otro componente crítico de la estrategia imperialista representada por la elección de Obama es el Comando de África o AFRICOM, la abierta intervención del ejército estadounidense en África que está diseñada para proteger el statu quo opresivo y oponerse a sus más serios rivales por los recursos africanos que deberían destinarse al desarrollo de África por los propios pueblos africanos. La presidencia de Obama subministra la cobertura necesaria a los pusilánimes neocoloniales jefes de estado que previamente no pudieron apoyar abiertamente el Africom debido a su obvia connotación colonial.

Aunque Obama es un africano esto no es un verdadero determinante de lo que realmente representa, más que el hecho que en África hay jefes de estado africanos que continúan representando los intereses de los imperialistas adinerados y no los de los africanos más allá de los de su estrecha base de clase pequeño burguesa.

Obama recibió más dinero durante su campaña para presidente de la clase gobernante blanca de los EE.UU., en forma de banqueros de Wall Street, que cualquier otro candidato. Aunque la gente africana se agrupó a él fielmente, Obama se negó a plantear cualquiera de los graves problemas para los intereses de los africanos, sobre todo el problema de las matanzas policiales de hombres jóvenes africanos por todos los EE.UU., Obama también habló contra el pago de indemnizaciones a los africanos por la historia de esclavitud y otras formas de explotación y opresión que han sustraído a nuestro pueblo de una capacidad económica significante y a la herencia a la riqueza creada por nuestros antepasados.

Hermanas y hermanos, amigos y camaradas: Todos los consejeros de Obama durante su campaña y aquellos que se espera que traiga a su administración tienen historias como servidores del imperialismo, algunos de ellos muy notoriamente, como Zbigniew Brzezinski que fue Consejero de Seguridad Nacional en la administración del presidente estadounidense James Earl Carter y Madeline Albright que fue Secretaria de Estado con el régimen de William Jefferson Clinton.

Además, la presidenta financiera de su campaña fue, Penny Pritzker de Chicago, una multimillonaria heredera que creó el depredador dispositivo de préstamos para africanos y latinos, produciendo que miles perdieran sus casas mientras ella hizo una fortuna a sus expensas.

Hermanas y hermanos, amigos y camaradas: Las elecciones en los EE.UU. simplemente son la disputa no violenta de diferentes sectores de la clase gobernante blanca por el control del estado. Las ideas que se presentan durante estas campañas electorales simplemente son las ideas de sectores diferentes de la clase gobernante que usa las elecciones para lograr un mandato popular con el que emplear el poder del estado imperialista para avanzar en sus intereses predadores. Aunque Obama ha demostrado ser bastante elocuente poniendo ideas avanzadas durante la campaña para presidente, las ideas que ofreció eran las de sus patrocinadores de la clase gobernante.

Obama no liberará África. Él no puede liberar a los africanos ni en casa en África, ni en el extranjero, ni en los EE.UU., ni en los muchos otros lugares a los que nosotros hemos sido enviados por esclavitud y colonialismo. No es un amigo de África, ni de los pueblos del mundo que sufren la opresión. Sus intereses son los intereses del imperialismo estadounidense, el mayor estado depredador del mundo.

Si África y los africanos llegan a ser libres será porque dejamos de mirar a los representantes de nuestros opresores por nuestra libertad; será porque llegamos a entender que nuestro poder reside en nosotros como pueblos africanos que están determinados a luchar por África para los africanos ; será porque reconocemos que debemos combinar nuestros esfuerzos como pueblo bajo el liderazgo de la clase obrera africana, organizada independientemente en nuestro propio partido internacional para luchar por una África totalmente liberada y unida y por los pueblos africanos del mundo.

Hermanas y hermanos, amigos y camaradas: Barack Obama representa al imperialismo en crisis. Es una solución imperialista a su pérdida de influencia entre los pueblos luchadores del mundo. Abrazar a Obama es participar en la resolución a la crisis del imperialismo que es la responsable de nuestra miseria como clase y como pueblos africanos.

El retorno de nuestra libertad, recursos y felicidad solamente llegará con la conquista del poder político en nuestras propias manos a través de nuestros propios esfuerzos.

¡ Debemos rechazar el neocolonialismo imperialista, ya sea en África o en Norteamérica!

¡ Debemos llevar a cabo el Programa Revolucionario Democrático Nacional!

¡ Debemos luchar por el poder para el pueblo bajo el liderazgo de la clase obrera africana!

¡ Debemos construir la Internacional Socialista Africana como el instrumento esencial para emprender nuestra lucha por la liberación nacional e impulsar a la clase obrera africana!

¡ Fuera estadounidenses de Iraq y Afganistán!

¡ Fuera las manos estadounidenses de Venezuela y de toda América del Sur!

¡ Abajo las amenazas terroristas estadounidenses contra el pueblo de Irán!

¡ Abajo el AFRICOM!

¡Todas las tropas y agencias de inteligencias estadounidenses fuera de África ahora!

¡Una África! ¡Una Nación!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s