“Hora de que los pequeños nos pongamos de pie”

toma-fabrica

Por David Brooks /Corresponsal La Jornada

Nueva York, 8 de diciembre. La toma de una fábrica por sus trabajadores cesados en Chicago se ha convertido en un símbolo nacional de que el rescate del sector financiero por Washington no se ha traducido en un apoyo para las mayorías. Desde el presidente electo Barack Obama y legisladores federales y locales hasta el gobernador de Illinois han expresado apoyo a las demandas de los trabajadores.

Todo empezó cuando los 260 obreros de la fábrica de ventanas y puertas Republic Windows and Doors fueron informados por su patrones, con apenas tres días de anticipación, de la clausura de la planta a fines de la semana pasada, después que el Bank of America suspendió su línea de crédito a la empresa.

El viernes, decenas de trabajadores tomaron la planta y se niegan a dejarla, pues denuncian que no fueron notificados con los 60 días de anticipación que marca la ley y no les han pagado lo que les deben.

En turnos, decenas de trabajadores, agremiados al sindicato nacional independiente United Electrical, Radio and Machine Workers of America (UE), uno de los más progresistas y combativos del país, han mantenido guardia dentro de la planta mientras reciben visitas de figuras importantes, desde el senador Dick Durbin, segundo en rango de la cámara alta, hasta los representantes federales Luis Gutiérrez y Jan Schakowksy, y el reverendo Jesse Jackson.

La mayoría de los trabajadores son de origen mexicano, junto con un buen número de afroestadunidenses y unos cuantos salvadoreños y hondureños.

El domingo, Obama dijo: “creo absolutamente que los trabajadores, quienes solicitan los beneficios y los pagos por los cuales han trabajado, están en lo correcto, y entiendo que lo que les sucede es un reflejo de lo que ocurre en toda esta economía”.

Hoy, el gobernador de Illinois, Rod Blagojevich, ordenó que las dependencias del gobierno del estado suspendan todo negocio con Bank of America hasta que revierta su decisión y abra una línea de crédito a la empresa Republic. “Que tome parte de esos dineros federales que ha recibido y los invierta en dar el crédito necesario para esta empresa y así los trabajadores mantengan sus empleos”, manifestó.

El Bank of America recibió recientemente una infusión de 25 mil millones de dólares de fondos públicos, y ahora es un ejemplo de cómo, mientras se rescata a los grandes bancos, a los trabajadores los despiden sin pago, afirma el sindicato.

El senador Durbin declaró a los medios: “hemos entregado miles de millones de dólares a bancos como el Bank of America, y la razón… era para que prestaran esos fondos a empresas como Republic y no se perdieran estos empleos aquí en Estados Unidos”.

Mientras los gerentes de la empresa no aparecen, el Bank of America ha reiterado que no es responsable de las prácticas y decisiones de Republic. Pero la ira de los trabajadores se dirige tanto a sus patrones como también –y aquí es donde hay un eco nacional– a un rescate financiero que sólo beneficia a los ejecutivos bancarios y deja en el abandono a millones de trabajadores que padecen las consecuencias de esta crisis.

“Si no hay una solución favorable estamos dispuestos a permanecer ahí el tiempo que se necesite”, comentó Leticia Márquez Prado, una organizadora con el UE en Chicago, en entrevista telefónica con La Jornada. Dijo que las demandas mínimas eran el pago de la liquidación y vacaciones, entre otras remuneraciones que se les debe a los trabajadores, pero que también se deseaba buscar la forma de mantener en operaciones a la fábrica, cuyo negocio ha sido impactado de manera severa por la crisis económica, particularmente en el sector de la construcción.

“Lo peor de esto es que estos trabajadores estaban ganando sueldos dignos, con beneficios de seguro de salud y otros, y si pierden estos empleos sólo encontrarán, si acaso, empleos de sueldo mínimo sin ningún beneficio”, explicó Márquez Prado.

Se había programado una reunión entre representantes de los trabajadores, la empresa y el banco para esta tarde y noche, a fin de intentar negociar una solución.

Mientras tanto, lo que antes sería una nota local, en esta coyuntura se ha vuelto noticia nacional. Esta noche los noticieros de las tres principales cadenas de televisión reportaron sobre la ocupación entre sus primeras noticias. Medios nacionales electrónicos y de prensa han caracterizado esta acción como algo que se ha vuelto “símbolo” de lo que están padeciendo los trabajadores que han perdido sus empleos durante esta crisis a lo largo del país (casi 2 millones se quedaron sin trabajo desde diciembre de 2007; más de medio millón sólo en noviembre).

Sorprendidos por toda la atención a nivel nacional, uno de los trabajadores, Melvin Maclin, también oficial del sindicato, declaró a la agencia Ap que “nunca esperamos esto… esperábamos ir a la cárcel”.

La acción ha generado la solidaridad entre varios sindicatos locales y nacionales, agrupaciones civiles y organizaciones comunitarias, que han prestado apoyo material y se han sumado a la campaña de los trabajadores, quienes se turnan en la ocupación 24 horas al día.

La policía no ha actuado y declaró que no tiene ninguna queja de actividad ilegal. “No nos vamos a mover”, afirmó Maclin a CBS News. “Ya es hora de que los pequeños nos pongamos de pie”.

Silvia Mazon, otra trabajadora, comentó en español a The New York Times que “quieren que los pobres se queden abajo. Pues aquí estamos y no nos vamos a ningún lugar hasta que nos den lo justo y lo que nos pertenece”. Agregó en otra entrevista: “Estamos haciendo historia”.

Casi nadie se acuerda de cuándo fue la última vez que los trabajadores habían tomado una planta en este país (tal vez fue a fines de los ochenta, cuando mineros de Virginia tomaron la planta de procesamiento durante una huelga), y muchos dicen que recuerda escenas de los años 30, cuando en Chicago y otras grandes ciudades la militancia sindical industrial sacudió y transformó este país.

Tal vez sea la chispa de algo nuevo (o la resucitación de algún mártir de Chicago).

Una respuesta a ““Hora de que los pequeños nos pongamos de pie”

  1. Hace poco mas de un mes se presento en el pais el documental “Las mujeres de la Brukman”, una fabrica de ropa en Argentina, por el director Isaac Isitan, mostrando como las muejres de dicha fabrica asumieron la responsabilidad de mantenerla abierta despues que esta habia sido abandonada por su dueños, bajo el pretexto de que iban a buscar dinero para pagarles su salario.

    Los inversionistas solo se interesan por algo cuando les puede generar ganancias, nunca pérdidas, y cuando sucede lo dejan y se van. Sin embargo para las personas trabajadoras un empleo significa mucho, a veces porque es su medio de subsitencia y otras porque es una actividad en la cual le gusta desempeñarse.

    Las personas trabajadoras son las que sustentan las empresas, no si exsite un inversionista o capitalista que explota a estas personas para obtener la mayor parte de la ganancia.

    Las trabajadoras y los trabajadores tienen que crear su identidad como sector para poder exigir mayor decision sobre los medios de produccion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s