Superando ‘la política de la plantación’: Reiniciando la Campaña de los Pobres en Estados Unidos

willie_baptist

Willie Baptist, dirigente de la Iniciativa de la Pobreza.

Esta es la segunda reflexión de una serie. Del 9 al 12 de enero una delegación de Justicia Global participó en el tour de la realidad sobre la pobreza en algunos pueblos y zonas rurales del estado de Nueva York, un programa dirigido por la organización Iniciativa de la Pobreza. 

La Iniciativa de la Pobreza llama a reiniciar la Campaña de los Pobres, un trabajo comenzado en el 1968 por el Dr. Martin Luther King, Jr.

Aunque King es conocido por sus luchas por los derechos civiles de personas afroamericanas en EEUU, fue asesinado sólo al hablar de la necesidad de la unión de las personas pobres:

“Hay millones de personas pobres en este país que tienen poco, o nada, que perder. Si podemos ayudarles a movilizarse en conjunto, lo harán con una libertad y un poder y serán la nueva fuerza que llegará a perturbar la tranquilidad de esta nación”.

Asimismo, aunque la Iniciativa de la Pobreza ve la necesidad de tomar en serio el racismo, plantea que sólo un movimiento social que logra unir todos los grupos raciales tendrá la fuerza suficiente para acabar con los problemas fundamentales de la sociedad, como la pobreza.

Un dirigente de esta organización, Willie Baptist, que es de ascendencia afroamericana, reconoce que “hubo un tiempo que yo ni ponía pantaloncillos blancos, por lo mucho que odiaba todo lo que era blanco”. Pero ahora dice que el aislamiento impide la emancipación. Entiende que “nos manipulan para que la gente pobre seamos las más racistas de todos, en contra de otra gente pobre”.

Entiende que el problema del racismo sigue siendo un obstáculo en la organización de las personas, porque ha sido una estrategia pensada desde las élites para dividir a los pobres. “La raza ha sido la clave para que a lo largo de la historia de este país, la clase dueña mantenga este sistema de opresión”.

Baptist es muy reiterativo sobre la necesidad de estudiar la historia para entender la realidad: “Tenemos que desarrollar un nivel de sofisticación en el estudio que respete el nivel de sofisticación de nuestro enemigo, que tiene mucha experiencia y muchos recursos”.

Señala que en Estados Unidos no hubo grandes rebeliones de esclavos. Mientras que en el Caribe los esclavos y esclavas se organizaban y rebelaban colectivamente, la tradición de Estados Unidos era de escapes individuales.

Una táctica usada por parte de los amos para evitar la rebelión fue “la política de la plantación”. Esto es, la creación de jerarquías entre los esclavos negros y los blancos pobres, y jerarquías entre los mismos esclavos.

A los pobres blancos, los terratenientes les empleaban como supervisores de los esclavos. Como los carceleros de hoy, tenían el cargo de la supervisión y la disciplina violenta de los esclavos.

Estos blancos pobres ganaban poco y vivían en condiciones de subsistencia. Sin embargo, por razones de raza y por la ilusión de autoridad que les era otorgada, la gran mayoría se mantenían fieles a los amos, personas con quienes compartían relativamente poco.

De los esclavos, los que mejor se portaban, podían ser “esclavos del hogar”, haciendo labores más ligeras. Mientras los más agresivos eran “esclavos de la finca” y fueron controlados con latigazos.

Un resultado de esta jerarquización era que los esclavos del hogar también se ponían muy fieles a su amo: “En caso de que la casa del amo prendiera fuego, éstos fueron los primeros para mandarse a buscar agua para apagar el fuego”, dice Baptist.

Baptist destaca que las élites de hoy siguen usando este modelo de la política de la plantación. Sistemáticamente se les dan unos pocos privilegios a un grupo de pobres -sobre todo las personas pobres que tienen la piel más clara.

Las instituciones les favorecen -en las empresas, en las escuelas, en las cárceles. Esto crea la ilusión de diferencia entre grupos de pobres en cuanto a raza o etnia y encubre la realidad económica: todos estos grupos están siendo explotados.

“El 90 por ciento de las personas tenemos las mismas necesidades y los mismos intereses”, dice Baptist. “Dondequiera que vamos, de Nueva York a Nueva Orleáns, la gente reclama alimentos, buena educación, salud, transporte y donde dormir. Si tienes hambre, no importa qué color tú eres. Te tienes que movilizar”.

2 Respuestas a “Superando ‘la política de la plantación’: Reiniciando la Campaña de los Pobres en Estados Unidos

  1. Anastacia Castillo

    Si pudieran explicar mas en qué consiste la Campaña de los Pobres en los EEUU Y desde qué posición se plantea la causa de la pobreza y cómo superarla, sin que suene al tipico discurso de los organismos multilaterales (BM, FMI, ONU, etc.)?

  2. ¡Buena pregunta! De hecho es fundamental que se pregunte desde qué enfoque se plantea “acabar con la pobreza”.

    Hay muchos discursos que como tú dices, suenan bonitos pero al fin y al cabo se inscriben dentro de la misma lógica capitalista que creó la pobreza en primer lugar.

    Para dar un solo ejemplo, Jeffrey Sachs, el famoso economista de Columbia University de Nueva York, propone acabar con la pobreza extrema a través de la modernización. Propone construir represas, carreteras, fábricas y otra infraestructura, y que todas las personas que están fuera de la economía capitalista (y por tanto ganan menos de $1/día) se animen a integrarse. Así se acabará la pobreza, según este cabrón.

    Lo que no dice es que la supuesta modernización ha empobrecido a las mayorías. A comunidades que por miles de años han sobrevivido de la agricultura y comen lo que producen, se les apropia o contamina sus tierras como parte del proyecto de “desarrollo”. Luego las personas tienen que buscar un trabajo que no necesariamente satisfaga sus necesidades básicas de sobrevivencia. Por esto 30 mil personas se mueren todos los días de hambre.

    Yo estuve en el encuentro de la Iniciativa de la Pobreza y su análisis NO es el de Sachs y compañía. Tienen un ejercicio interesante donde analizan 4 explicaciones de por qué existe la pobreza, es decir:

    1) Pobreza como accidente y mala suerte.
    2) Pobreza como patología, “son pobres porque no quieren superarse”.
    3) Pobreza como voluntad de Dios.
    4) Pobreza como síntoma de estructuras basadas en la opresión.

    Se suscriben a la cuarta, entendiendo que hay una clase de personas que benefician de la pobreza y el sufrimiento de las mayorías para mantener sus altos niveles de acumulación. Es esta clase dueña que justifica la pobreza y difunde las mentiras que son las primeras 3 explicaciones.

    Estamos viviendo en un mundo de desigualdades económicas casi inconcebibles: 3 personas -Bill Gates, Warren Buffet y Carlos Slim- tienen más dinero que el agregado de 48 países.

    Ya que la Campaña de los Pobres entiende la raíz de la pobreza como algo sistémico, entienden que su estrategia para acabar con ella tiene que pasar por la organización de un movimiento masivo de personas afectadas por el sistema capitalista.

    Willie Baptist dice, “You only get what you organize to take.” (Sólo consigues lo que tomas a través de la organización.)

    Esto se parece un poco a lo que decimos en Justicia Global, parafraseando a Mamá Tingó: “Sólo el pueblo organizado salva al pueblo”.

    Estamos trabajando más reflexiones sobre nuestro tiempo con la Iniciativa de la Pobreza. Espero que éstas también sirvan para enriquecer el debate.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s