“Estado Dominicano violó el derecho a la protesta” Dirigente juvenil reflexiona sobre el Zapatazo.

0011

La violencia y represión policial se hicieron sentir en el “Zapatazo contra la corrupción”, protesta realizada el pasado sábado 7 de febrero por diversas organizaciones juveniles y estudiantiles de la República Dominicana.

Emulando el rechazo público que recibió el ex-presidente de los Estados Unidos, George Bush, en Irak, cientos de personas se dieron cita en el Parque Enriquillo de Santo Domingo en rechazo por la corrupción e impunidad que caracterizan el actual estado dominicano.

La Policía Nacional trató impedir el desarrollo de la protesta alegando no se contaba con el debido permiso oficial, y que la legislación dominicana penaliza la ridiculización pública de la imagen del presidente. Haciendo uso de la fuerza, el cuerpo policial lanzó gas pimienta y golpes a varias de las personas manifestantes, en una acción que evidencia los mecanismos dominantes que buscan frenar cualquier demanda de condiciones de vida dignas.

Sin embargo, nada impidió que el pueblo manifestara su rabia e indignación, y ejerciera su derecho a la protesta, libertad de expresión y denuncia de las injusticias.

Entre consignas como “Policía Nacional, banda criminal”, cientos de zapatos fueron lanzados a fotografías de protagonistas de los más grandes casos de corrupción en los últimos años, como son el presidente Leonel Fernández,  Alejandrina Germán, Vivian Lubrano, Rafael Guillermo Guzmán, Jorge Subero Isa, entre otros.

Las organizaciones convocantes del Zapatazo fueron: Colectivo de Acción Cultural Caracol (CACCARA), Juventud Rebelde, La Revuelta, Felabel, Foro Social Alternativo, Colectivo Circuito Negro, UNER, La Multitud y Paz Dominicana

Para conocer las incidencias del Zapatazo y, sobre todo, su significado en el movimiento revolucionario dominicano, conversamos con Raquel Ovalle, dirigente del Colectivo Caracol (CACCARA), una de las organizaciones convocantes.

Algunas personas se han sorprendido de que la juventud esté preocupada por la situación de corrupción e impunidad en el país…

Las organizaciones juveniles y estudiantiles no tienen una realidad separada del pueblo, al contrario, son un motor importante para generar movilización y hacerlo de manera creativa. Entendemos la corrupción como un síntoma de la descomposición del sistema administrativo y político, y de la deshumanización que produce el sistema capitalista.

¿Cuáles son los casos más vergonzosos de corrupción que ustedes identifican?

Todos los casos de corrupción de cuello blanco -conocidos y publicitados- son vergonzosos y nos generan preocupación la forma en que se responde a ellos. Algunos de esos casos son: Vivian Lubrano, Caso de la Sun Land, Plan Renove, Cámara de Cuentas, Angel Lockward y los bonos del GLP, Alejandrina Germán, Peña Guaba y Pepe Goico.

Sabemos que la protesta del Zapatazo fue escenario de la represión de las fuerzas policiales. ¿Cómo entienden ustedes este hecho?

La presencia y represión de la policía buscaban impedir la realización de la actividad, a pesar de contar con todos los permisos que estipula la ley para su realización. Esto evidencia la manera en que, además, se viola el derecho que tienen todas las personas a la organización y movilización para exigir condiciones de vida dignas. Fue una evidencia de cómo el actual estado dominicano viola el derecho a la protesta y libertad de expresión que tenemos todos y todas.

A pesar de esto, entendemos que el Zapatazo logró posicionar las organizaciones juveniles y estudiantiles participantes, y demostrar que se pueden realizar movilizaciones creativas y pacíficas. Para todas las organizaciones convocantes fue importante contar con el apoyo de líderes políticos de izquierda, personalidades de medios, y cientos de personas que apoyaron.

¿Cuáles consideran son los principales aprendizajes y retos que plantea al Zapatazo a las mismas organizaciones convocantes?

Aprendizajes son muchos y los retos se evidencian cada día. Ha sido muy importante el proceso de trabajar juntos, a partir del reconocimiento de las fortalezas de cada una de las organizaciones, en dirección de contribuir al desarrollo del liderazgo juvenil político.

Los retos nos invitan a integrar personas y organizaciones juveniles, a continuar realizando movilizaciones tanto en la ciudad como en el interior y en los barrios de Santo Domingo, nos invitan a posicionarnos como referente de lucha social por el pueblo y la juventud.

En lo inmediato, a principios de marzo estaremos entregando un documento de posicionamiento y demanda a las instituciones públicas llamadas a actuar frente a los casos de corrupción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s