Adiós a un gran poeta

Benedetti_1

El día 17 de mayo de 2009 falleció el gran poeta, novelista, ensayista y periodista revolucionario uruguayo, Mario Benedetti.

Autor de innumerables obras de prosa, poesía, ensayos y teatro, Benedetti fue uno de los escritores más importantes de la Generación del 45 de la literatura uruguaya.

Nacido el 14 de septiembre de 1920 en Paso de los Toros, Uruguay, inició su trayectoria literaria con el periodismo, trabajando en el semanario Marcha a partir del año 1945. Fue miembro del consejo de redacción de la revista literaria Número para el año 1949, período en el cual también participó activamente en el movimiento contra el Tratado Militar con Estados Unidos. En los años sesenta fundó el Centro de Investigaciones Literarias de Casa de las Américas.

Luego del golpe de Estado del 27 de junio de 1973, Benedetti se marchó de su país natal. En el exilio, vivió en Argentina, Perú, Cuba y España. Posteriormente regresó a Uruguay en 1983.

Autor de obras tales como La víspera indeleble (1945), Te quiero (1956), La casa y el ladrillo (1977), Geografías (1984), El olvido está lleno de memoria (1995) y Rincón de Haikus (1999), Mario Benedetti declaró una vez que la poesía es un “tragaluz para la utopía” y “un drenaje de la vida que enseña a no temer a la muerte”.

Justicia Global recordará siempre a este maravilloso creador, símbolo vivo del Arte y la Revolución, pues aquellas voces que, tal como diría Víctor Jara, mueren cantando verdades verdaderas, nunca perecerán.

14 Respuestas a “Adiós a un gran poeta

  1. Lovers go home!

    Ahora que empecé el día
    volviendo a tu mirada,
    y me encontraste bien
    y te encontré más linda.

    Ahora que por fin
    está bastante claro
    dónde estás y dónde estoy.

    Sé por primera vez
    que tendré fuerzas
    para construir contigo
    una amistad tan piola,
    que del vecino
    territorio del amor,
    ese desesperado,
    empezarán a mirarnos
    con envidia,
    y acabarán organizando
    excursiones
    para venir a preguntarnos
    cómo hicimos.

  2. El poeta Rebelde muchos le decian.
    Nos dejó todo un legado de preciosas letras, versos de amor y trasformación.

  3. Tantas alegrías compartidas con su poesía,
    Amores declarados con su poesía
    Escritos sencillos en su poesía
    Revolución tintada en sus poesías.
    Benedetti, seguirá inspirándonos con sus poesías.

    A usted, le dedico esta canción:

    “La tonada inasible” (Silvio Rodríguez), 1995

    Hace quince segundos
    que se murió el poeta
    y hace quince siglos
    que notamos su ausencia.
    Creíamos entonces
    que estabamos de vuelta,
    cuando faltaba tanto
    de ausencia y de poeta.

    Hace quince milenios
    se nos fugó el poeta
    dejándonos sus viudas
    y su niña eterna.
    Brindemos por su verbo,
    por su roja cabeza,
    hermanos de la sangre
    vertida del poeta.

    Por él sus adversarios
    no olvidan, mas celebran,
    y por él, sus amigos,
    como quiera que hoy sean,
    se juntan nuevamente
    por sus miserias
    convocando a este muerto
    de la salud perfecta.

    Hace quince silencios
    y otras muchas tristezas
    quién sabe qué diría
    su voz de inteligencia.
    Por eso un cisne canta,
    prófugo en la floresta,
    la tonada inasible
    que despertó el poeta.

    Hasta la Victoria Siempre!

  4. hasta luego, gran amigo–

    El sur también existe

    Con su ritual de acero
    sus grandes chimeneas
    sus sabios clandestinos
    su canto de sirenas
    sus cielos de neón
    sus ventanas navideñas
    su culto a dios padre
    y de las charreteras
    con sus llaves del reino
    el norte es el que ordena
    pero aquí abajo abajo
    el hambre disponible
    recorre el fruto amargo
    de lo que otros deciden
    mientras que el tiempo pasa
    y pasan los desfiles
    y se hacen otras cosas
    que el norte no prohíbe
    con su esperanza dura
    el sur también existe

    con sus predicadores
    sus gases que envenenan
    su escuela de chicago
    sus dueños de la tierra
    con sus trapos de lujo
    y su pobre osamenta
    sus defensas gastadas
    sus gastos de defensa
    son su gesta invasora
    el norte es el que ordena

    pero aquí abajo abajo
    cada uno en su escondite
    hay hombres y mujeres
    que saben a qué asirse
    aprovechando el sol
    y también los eclipses
    apartando lo inútil
    y usando lo que sirve
    con su fe veterana
    el sur también existe

    con su corno francés
    y su academia sueca
    su salsa americana
    y sus llaves inglesas
    con todos sus misiles
    y sus enciclopedias
    su guerra de galaxias
    y su saña opulenta
    con todos sus laureles
    el norte es el que ordena

    pero aquí abajo abajo
    cerca de las raíces
    es donde la memoria
    ningún recuerdo omite
    y hay quienes se desmueren
    y hay quienes se desviven
    y así entre todos logran
    lo que era un imposible
    que todo el mundo sepa
    que el sur también existe.

  5. Me resisto al adiós cuando su inmortalidad ha vencido la muerte, poeta. A usted, Mario, dedico sus propios versos, para que jamás nos abandonen en la lucha, ahora y en la hora de nuestras flaquezas.

    Padre nuestro que estás en los cielos,
    con las golondrinas y con los misiles,
    quiero que vuelvas antes de que olvides
    cómo se llega al sur de Río Grande.

    Padre nuestro que estás en el exilio,
    casi nunca te acuerdas de los míos;
    de todos modos, dondequiera que estés,
    santificado sea tu nombre,
    no quienes santifican en tu nombre
    cerrando un ojo para no ver las uñas sucias de la miseria.

    En junio de mil nueve setenta y cinco
    ya no sirve pedirte “venga a nos el tu reino”,
    porque tu reino también está aquí abajo,
    metido en los rencores y en el miedo,
    en las vacilaciones y en la mugre,
    en la desilusión y en la modorra,
    en este ansia de verte pese a todo.
    Cuando hablaste del rico, la aguja y el camello
    y te votamos todos, por unanimidad, para la gloria,
    también alzó la mano el indio silencioso
    que te respetaba pero se resistía a pensar “hágase tu voluntad”.

    Sin embargo, una vez, cada tanto,
    tu voluntad se mezcla con la mía;
    la domina, la enciende, la duplica,
    más arduo es conocer cuál es mi voluntad
    cuando creo de veras lo que digo creer,
    así en tu omnipresencia como en mi soledad,
    así en la tierra como en el cielo,
    siempre estaré más segura de la tierra que piso
    que del cielo intratable que me ignora.

    Pero, ¿quién sabe?, no voy a decidir
    que tu poder se haga o se deshaga.
    Tu voluntad igual se está haciendo en el viento,
    en el Ande de nieve,
    en el pájaro que fecunda a su pájara,
    en los cancilleres que murmuran “Yes, sir”,
    en cada mano que se convierte en puño.
    Claro, no estoy segura si me gusta el estilo
    que tu voluntad elige para hacerse;
    lo digo con irreverencia y gratitud,
    dos emblemas que pronto serán la misma cosa.

    Lo digo, sobre todo, pensando en el pan nuestro de cada día
    y de cada pedacito de día.
    Ayer nos lo quitaste, dánosle hoy.
    O al menos el derecho de darnos nuestro pan,
    no sólo el que era símbolo de algo,
    sino el de miga y cáscara,
    el pan nuestro.

    Y ya que nos quedan pocas esperanzas y deudas
    perdónanos, si puedes, nuestras deudas,
    pero no nos perdones la esperanza;
    no nos perdones nunca nuestros créditos.
    A más tardar mañana saldremos a cobrar a los fallutos,
    tangibles y sonrientes forajidos.
    A los que tienen garras para el arpa.

    Poco importa que nuestros acreedores perdonen
    así como nosotros, una vez, por error,
    perdonamos a nuestros deudores.
    Todavía nos deben como un siglo de insomnios y garrote,
    como tres mil kilómetros de injurias,
    como veinte medallas a Somoza,
    como una sola Guatemala muerta.

    Y no nos dejes caer en la tentación
    de olvidar o vender este pasado,
    o arrendar una sola hectárea de su olvido,
    ahora que es la hora de saber quiénes somos
    y han de cruzar el río el dólar y su amor contra-reembolso
    arráncanos del alma el último mendigo
    y líbranos de todo mal de conciencia.

    Amén.

  6. Dicen por ahí que “sus poemas seguirán en las paredes y en los acordes cotidianos”

  7. a lo mejor le encontramos mientras llueve, inventando mundos a la izquierda, en el jardín botánico..

  8. … y en la construcción de un mañana distinto para todos y todas, el mañana en que creia Benedetti y en el que creemos y por el que luchamos muchas de nosotras y nosotros, y en el que continuará vivo su ejemplo de coherencia y compromiso con la justicia…

    “Tengo un mañana que es mío
    y un mañana que es de todos
    el mío acaba mañana
    pero sobrevive el otro.”

  9. Colectivo Caracol

    “Defender la alegría como una trinchera
    defenderla del escándalo y la rutina
    de la miseria y los miserables
    de las ausencias transitorias
    y las definitivas.

    defender la alegría como un principio
    defenderla del pasmo y las pesadillas
    de los neutrales y de los neutrones
    de las dulces infamias
    y los graves diagnósticos.

    defender la alegría como un derecho
    defenderla de dios y del invierno
    de las mayúsculas y de la muerte
    de los apellidos y las lástimas
    del azar
    y también de la alegría”

    Como jóvenes comprometidas y comprometidos con el despertar conciencias y por las luchas de un pueblo y con un pueblo organizado, creemos en el arte como herramienta de transformación y este fue el punto de partida de este poeta.

    Colectivo Caracol rinde homenaje a este poeta uruguayo, que con su arte libera, une y transforma.

    Viernes 22 de mayo
    8 pm
    Local de Justicia Global

    Hagamos homenaje con nuestras acciones cotidianas y convencidos y convencidas de que solo el pueblo salva al pueblo!

  10. Es quien tambien resistira todavia y por siempre, desde quienes resistimos.

  11. No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes…….pero el saber que te has ido, es saber que jamás nos dejaras, y que seguirás siendo serrucho, machete, pincel, voz y cuerpo, en fin herramienta de esta bella lucha.

  12. No Te Salves

    No te quedes inmóvil
    al borde del camino
    no congeles el júbilo
    no quieras con desgana
    no te salves ahora
    ni nunca
    no te salves
    no te llenes de calma
    no reserves del mundo
    sólo un rincón tranquilo
    no dejes caer los párpados
    pesados como juicios
    no te quedes sin labios
    no te duermas sin sueño
    no te pienses sin sangre
    no te juzgues sin tiempo

    pero si
    pese a todo
    no puedes evitarlo
    y congelas el júbilo
    y quieres con desgana
    y te salvas ahora
    y te llenas de calma
    y reservas del mundo
    sólo un rincón tranquilo
    y dejas caer los párpados
    pesados como juicios
    y te secas sin labios
    y te duermes sin sueño
    y te piensas sin sangre
    y te juzgas sin tiempo
    y te quedas inmóvil
    al borde del camino

    y te salvas
    entonces
    no te quedes conmigo.

    Te Quiero

    Tus manos son mi caricia,
    mis acordes cotidianos;
    te quiero porque tus manos
    trabajan por la justicia.

    Si te quiero es porque sos
    mi amor, mi cómplice, y todo.
    Y en la calle codo a codo
    somos mucho más que dos.

    Tus ojos son mi conjuro
    contra la mala jornada;
    te quiero por tu mirada
    que mira y siembra futuro.

    Tu boca que es tuya y mía,
    Tu boca no se equivoca;
    te quiero por que tu boca
    sabe gritar rebeldía.

    Si te quiero es porque sos
    mi amor mi cómplice y todo.
    Y en la calle codo a codo
    somos mucho más que dos.

    Y por tu rostro sincero.
    Y tu paso vagabundo.
    Y tu llanto por el mundo.
    Porque sos pueblo te quiero.

    Y porque amor no es aurora,
    ni cándida moraleja,
    y porque somos pareja
    que sabe que no está sola.

    Te quiero en mi paraíso;
    es decir, que en mi país
    la gente vive feliz
    aunque no tenga permiso.

    Si te quiero es por que sos
    mi amor, mi cómplice y todo.
    Y en la calle codo a codo
    somos mucho más que dos.

    Pasatiempo

    Cuando éramos niños
    los viejos tenían como treinta
    un charco era un océano
    la muerte lisa y llana
    no existía.

    Luego cuando muchachos
    los viejos eran gente de cuarenta
    un estanque un océano
    la muerte solamente
    una palabra.

    Ya cuando nos casamos
    los ancianos estaban en cincuenta
    un lago era un océano
    la muerte era la muerte
    de los otros.

    Ahora veteranos
    ya le dimos alcance a la verdad
    el océano es por fin el océano
    pero la muerte empieza a ser
    la nuestra.

    Estaremos siempre con nuestro compañero Benedetti.

    ¡Resistir hasta vencer o morir: Venceremos!

  13. Chau número tres
    Te dejo con tu vida
    tu trabajo
    tu gente
    con tus puestas de sol
    y tus amaneceres.

    Sembrando tu confianza
    te dejo junto al mundo
    derrotando imposibles
    segura sin seguro.

    Te dejo frente al mar
    descifrándote sola
    sin mi pregunta a ciegas
    sin mi respuesta rota.

    Te dejo sin mis dudas
    pobres y malheridas
    sin mis inmadureces
    sin mi veteranía.

    Pero tampoco creas
    a pie juntillas todo
    no creas nunca creas
    este falso abandono.

    Estaré donde menos
    lo esperes
    por ejemplo
    en un árbol añoso
    de oscuros cabeceos.

    Estaré en un lejano
    horizonte sin horas
    en la huella del tacto
    en tu sombra y mi sombra.

    Estaré repartido
    en cuatro o cinco pibes
    de esos que vos mirás
    y enseguida te siguen.

    Y ojalá pueda estar
    de tu sueño en la red
    esperando tus ojos
    y mirándote.

  14. ES BUENO SABER SIEMPRE EN EL MUNDO HAY RECUERDOS QUE ENRIQUECEN LA HISTORIA TRANSFORMADORA DE LOS QUE VIVIMOS EN VERSOS , FLORES POR BENEDETTI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s