CIDHEPAZ apoya movilizaciones por una educación digna

Santiago, República Dominicana. El Centro Internacional de Derechos Humanos y Estudios de Paz -CIDHEPAZ-, apoya las movilizaciones que por años han sido impulsadas por la Asociación Dominicana de Profesores -ADP-, en reclamo de mejores condiciones para el sector educativo que les permita elevar la calidad en la que se imparte la docencia; recientemente proclamada a través de la lucha por el 4% del Producto Interno Bruto como establece la ley 66-97  de Educación de la República Dominicana.

Asi mismo, el Centro saluda las diversas formas que tiene el pueblo organizado de exigir  una educación digna, como la iniciativa de La Coordinación Magisterial del Cibao de convocar al pueblo a integrarse al “Via Crusis por la  vida, educación pública de calidad y aumento general de salarios” partiendo hoy 14 de febrero desde el Parque Central de Mao, culminando el viernes 18 de febrero Día del Estudiante en Santo Domingo, exigiendo, además del 4% porciento para Educación, la salud, el desayuno escolar de calidad y el aumento salarial a docentes que constituyen tres grandes prioridades del magisterio nacional, declaran las y los organizadores.

En Cidhepaz, organismo que surge a partir de la lucha por la defensa de los derechos humanos y la paz, declaramos que la educación es un derecho fundamental que nos permite como seres humanos en colectividad acceder al desarrollo y práctica de construcción de conocimiento colectivo y al relacionamiento desde valores como el respeto, la solidaridad y la justicia; herramientas y prácticas esenciales que hacen posible aportar al avance de los pueblos para vivir en un mundo de libertad y dignidad para todas y todos.

El artículo 63 de la Constitución establece dentro del marco de la ley  “La educación tiene por objeto la formación integral del ser humano a lo largo de toda su vida y debe orientarse hacia el desarrollo de su potencial creativo y de sus valores éticos. Busca el acceso al conocimiento,  a la ciencia, a la técnica y a los demás bienes y valores de la cultura”. En otras palabras, no se trata de cualquier clase de educación, sino de una educación de calidad y que nos permita desarrollar todo nuestro potencial. Para lograr esto la Constitución obliga al Estado a la gratuidad, la calidad y el financiamiento de la educación.

Hacemos la crítica de que la problemática de la educación dominicana hoy, está cimentada en el hecho de que el sistema educativo ha sido históricamente abandonado por el Estado a partir de una visión de progreso basada en la vistosidad de los Centros Educativos e instalación de tecnologías que no son integradas a un proceso más amplio,  llegando a ser utilizado incluso como recurso electoral, y no en la calidad de la formación, convirtiendo así el proceso docente en una relación pasiva y fragmentada que hace de la vida en las aulas un tiempo tirado al vacío. Por tanto:

Denunciamos que el presupuesto y el pensum actuales para educación violan este derecho humano y constitucional y a su vez promueven una educación para el silencio y la domesticación social en beneficio de las élites.

Las élites extranjeras se benefician a partir de la introducción de las editoras que colocan libros de textos ajenos a la realidad y a la necesidad de educación en la diversidad de sectores urbano-rural y público-privado, permiten hacer un comercio con la educación, transgrediéndola consecuentemente como derecho humano y fundamental. De igual forma el relego de la producción de conocimiento a las editoras, contribuye a deprimir los salarios de las y los docentes y a justificarlo en la preparación del docente desde un rol de transmisores, provocando con ello que multipliquen sus horas de trabajo para poder proveerse las necesidades básicas para la vida. Este accionar viola el mandato constitucional de “propender a la profesionalización, a la estabilidad y dignificación de los y las docentes”. Asi como también el estudiantado cae en roles de memorización sin comprensión como ente activo en el aula, ni produce conexión inter-relacionada con la realidad fuera de las mismas. De este modo,   las élites nacionales también resultan beneficiadas al contar con un pueblo que existe en un estar humano y acepta pasivamente los hábitos de consumo que promueven a través de la publicidad de  sus comercios y estilos de vida.

Ambas concesiones permiten abrir las puertas a la intervención políticas económicas mandadas desde las grandes potencias extranjeras convirtiéndonos en un país ideal para mano de obra barata y dependiente de los productos y servicios extranjeros que llegan al país desde acuerdos que nos empobrecen, afectando la soberanía del pueblo.

Propiciar condiciones para el conocimiento correcto e integrador en la relación permanente y dialéctica entre la naturaleza, la sociedad y como seres humanos, es un privilegio que debe ser extendido y no exclusivo, a su vez es una responsabilidad del Estado garantizarla  y del pueblo exigirla, para la realización de nuestro potencial como colectivo vivenciándose en sociedades libres relacionadas desde acuerdos solidarios. Por tanto, la educación es base para la paz y armonía sociales.

Exigimos al Estado que responda al mandato constitucional de gestionar el 4% a Educación, de proveer al magisterio los recursos necesarios para su formación permanente y salario justo para la vida digna y, de promover desde la trasformación del pensum una educación de calidad para el estudiantado.

Declaramos al pueblo que la negativa de organismos del Estado a reconocer el derecho a Educación, que es una violación a nuestros derechos humanos y constitucionales, no representa un impedimento para que unido y organizado logre su objetivo. Crear un mundo de justicia no está limitado a las estructuras Estatales; un mundo de justicia se construye a partir de la movilización organizada, articulada y solidaria de los pueblos.

La basta experiencia de lucha de los pueblos nos cuenta de que existen diversas formas de promover cambios trascendentes; ejemplos de lucha popular que han redefinido  el pulso entre los pueblos y los gobiernos en defensa de la humanidad libre. La lucha contra la Cementera en los Haitises aquí en la República Dominicana y la victoria del pueblo egipcio contra la dictadura encabezada por Hosi Mubarak, son sólo dos ejemplos recientes de todo lo que podemos logar cuando hacemos valer nuestros derechos humanos promoviendo la paz, en defensa de la tierra y la vida en dignidad.

CIDHEPAZ llama a la población en general a tomar conciencia de nuestros derechos y de las violaciones llevadas a cabo por entidades estatales y sociales que tienen la responsabilidad de velar por que sean respetados. Llamamos a organizarnos y movilizarnos en lucha por una educación digna, la cual incluye, pero no se limita, a exigir al gobierno asignar  un 4% del PIB para la educación, tal como lo ordena la Ley 66-97.

¡Luchemos desde y fuera de las aulas, en nuestros lugares de trabajo, en las calles!

Apoyemos la lucha de profesoras y profesores por un presupuesto digno, por la salud, educación y salarios justos.

¡Movilicémonos que la lucha por una Educación de calidad es nuestra lucha!


Centro Internacional de Derechos Humanos y Estudios de Paz-CIDHEPAZ

14 de Febrero, 2011

3 Respuestas a “CIDHEPAZ apoya movilizaciones por una educación digna

  1. Muy buen posicionamiento!

    Es verdad lo de las editoras… a veces ponen ejemplos de españa y cosas que no tienen NADA que ver con la realidad cultural del país….

    bien! arriba la lucha por el 4 % y una educación que nos saque de este hoyo!

  2. Y donde opera ese centro?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s