Para la discusión: Los liderazgos y los movimientos sociales

El profesor James Petras, en su artículo sobre Egipto el pasado 20 de febrero, plantea que

…a falta de un liderazgo político nacional, los movimientos no fueron capaces de tomar el poder político y hacer realidad sus demandas, lo que permitió a los altos mandos militares de Mubarak tomar el poder y definir el post mubarakismo.

Petras afirma que hacen falta liderazgos políticos en los movimientos sociales para hacer reales cambios, aún en el contexto de los levantamientos masivos.

Pero los medios de comunicación pintan las revoluciones en Egipto, Túnez y otros lugares como productos de las redes sociales y de la “espontaneidad”.

¿Qué efecto tiene sobre la construcción de nuevos modelos políticos, este “olvido” de la historia de lucha de los pueblos trabajadores? ¿Qué efecto tiene, la invisibilización del protagonismo de organizaciones y personas revolucionarias que sí plantean alternativas reales a favor de las mayorías?

A continuación compartimos un fragmento del artículo de Petras. Que esto sirva de punto de partida para el debate y la reflexión sobre la construcción de liderazgos y referentes revolucionarios en nuestros movimientos.

Los límites de los movimientos sociales

James Petras
Rebelión

Los movimientos de masas que obligaron a la retirada de Mubarak revelan a la vez la fortaleza y las debilidades de los levantamientos espontáneos.

Por una parte, los movimientos sociales han demostrado su capacidad para movilizar a cientos de miles de personas, quizás millones, en una exitosa lucha sostenida que culminó con el derrocamiento del dictador de una manera que los partidos de oposición y las personalidades preexistentes no pudieron o no quisieron hacer.

En cambio, por otra parte, a falta de un liderazgo político nacional, los movimientos no fueron capaces de tomar el poder político y hacer realidad sus demandas, lo que permitió a los altos mandos militares de Mubarak tomar el poder y definir el post mubarakismo, garantizando la continuidad de la subordinación de Egipto a los EE.UU., la protección de la riqueza ilícita del clan Mubarak (70 millones de dólares), el mantenimiento de las numerosas empresas en propiedad de la élite militar y la protección de las clases altas.

Los millones de personas movilizados por los movimientos sociales para derrocar a la dictadura han sido excluidos en la práctica por la nueva junta militar, autoproclamada “revolucionaria”, a la hora de definir las instituciones y las políticas, por no hablar de las reformas socioeconómicas necesarias para atender las necesidades básicas de la población (el 40% de la población vive con menos de dos dólares al día y el desempleo juvenil asciende a más de 30%). Egipto, como en el caso de los movimientos sociales y estudiantiles populares contra las dictaduras de Corea del Sur, Taiwán, Filipinas e Indonesia, es una demostración de que la falta de una organización política de ámbito estatal permite que personajes neoliberales y conservadores “de oposición” reemplacen al régimen. Estos personajes proceden a establecer un régimen electoral que continúe sirviendo a los intereses imperiales dependientes y defienda el aparato estatal existente. En algunos casos, sustituyen a los viejos compinches capitalistas por otros de nuevo cuño. No es casual que los medios de comunicación alaben la “espontánea” naturaleza de las luchas (no las demandas socioeconómicas) y presenten bajo una luz favorable el papel de los militares (sin tener en cuenta los 30 años en los que han sido un baluarte de la dictadura). Las masas son alabadas por su “heroísmo” y los jóvenes por su “idealismo”, pero en ningún caso se les reconoce como actores políticos centrales en el nuevo régimen. Una vez caída la dictadura, los militares y la oposición electoralista “celebraron” el éxito de la revolución y se movieron rápidamente para desmovilizar y desmantelar el movimiento espontáneo, con el fin de dar paso a las negociaciones entre los políticos liberales electoralistas, Washington y la élite militar en el poder.

Mientras la Casa Blanca puede tolerar o incluso fomentar movimientos sociales que conduzcan al derrocamiento (“sacrificio”) de las dictaduras, tienen todo el interés en preservar el Estado. En el caso de Egipto, el principal aliado estratégico del imperialismo de EE.UU., no es Mubarak, es el ejército, con el que Washington ha estado en constante colaboración antes, durante y después del derrocamiento de Mubarak, asegurándose que la “transición” a la democracia (sic) garantice la permanente subordinación de Egipto a los intereses y las políticas para Oriente Próximo de EE.UU. e Israel.

Fuente original: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=122735

Una respuesta a “Para la discusión: Los liderazgos y los movimientos sociales

  1. Es un interesante punto de debate el tema de los liderazgos y los mov. sociales. Voy a plantear más dudas:

    – En estos ejemplos que estamos teniendo a nivel mundial, ¿es que no hay grupos políticos con visión de estado o es que están desconectados de la realidad, necesidad y momento histórico del pueblo en general?

    – A veces me preocupa que “occidente” trate de imponer liderazgos… los más conservadores tratan de imponer las redes sociales, los más “progresistas” tratan de imponer a los grupos laicos, etc…

    – Me preocupa que no sólo en el mundo árabe sino que también en América Latina, cuando entramos en contacto con distintos procesos… vemos que a veces las organizaciones políticas le están cayendo atrás a los movimientos sociales… eso indica falta de conexión por parte de las primeras con las necesidades y realidades de los segundos…

    … seguimos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s