De carnavales

… continuando con la creación colectiva (2)

Ingrid Luciano Sánchez, Justicia Global

La semana pasada, en la primera entrega de los “viernes de Arte y Revolución” lanzaba esta pregunta… ¿qué experiencias de creación colectiva en el arte tenemos en el país? Este pueblo tiene incontables experiencias. Una de ellas está en la expresión teatral quizá más difundida en todo el país: el carnaval.

Estar en el Carnaval Nacional en Santo Domingo el pasado domingo 6 de marzo fue una experiencia energizante. Pude ser testigo de la ingeniosa creatividad popular colectiva de muchas comparsas que se iban más allá del cliché.

Comparsas de denuncia: como algunas que tomaron como su tema principal la exigencia del 4% del PIB para la educación… con Robalagallina vestida de amarillo y sombrillas por igual. También aquella comparsa que denunció la presencia de la minera Barrick Gold en el país, presentando a un Tío Sam que vende espejitos por oro una vez más en el país.  Otra comparsa expresaba el sentir de hastío frente a los políticos del sistema, presentando en una jaula a un señor ensacado y un gran mensaje de “defendamos el medio ambiente, echemos los políticos aquí”…

Hubo comparsas que rescataron nuestra religiosidad popular santera, comparsas que evidenciaron inmensa creatividad haciendo trajes de material reciclado, sacando el máximo de los recursos disponibles… eso es carnaval.

En un ratito fue vivir la inmensa creatividad del pueblo. Fue reafirmar la posibilidad y la necesidad que tenemos de expresar nuestros sueños, fantasías, dolores, rabias a través del arte y el humor.

Pero, por supuesto, también me surgieron dudas…

Primera duda:

¿Cómo podemos vivir en un permanente carnaval? Vivir en un carnaval NO significa que proponga hacer un gran desfile todos los domingos. Quiero decir que hagamos arte callejero, colectivo y popular siempre y permanentemente…  practicando esa creatividad, denunciando las injusticias, haciendo nuevas propuestas fuera de la institucionalización que tiene actualmente esta festividad.

Toda la creatividad de nuestro pueblo no cabe en un desfile de un día. Rescatemos los elementos tradicionales, de sincretismo, de nuestra historia popular y hagamos arte en los campos, barrios, escuelas, universidades, centros de trabajo, calles. No dependamos de la “convocatoria” que haga el oficialismo. Generemos dinámicas populares de creación colectiva permanente.

Segunda duda:

¿Cómo podemos vivir el carnaval sin el control de las instituciones y las marcas? El hecho es que el desfile del domingo era un acto financiado. Marcas de cerveza que otorgaban premios, el dinero que queda aún por repartir a los “ganadores”… Y será interesante ver cuáles son esos ganadores… ¿serán las comparsas que gastaron más dinero en trajes vistosos sin comunicar nada? ¿acaso se tomarán en cuenta como posibles ganadoras las comparsas que denunciaban este sistema depredador?… Probablemente que no y probablemente las comparsas que optaron por la denuncia, no están esperando premios. Pero el hecho es que nos ponen a competir y a bailar y cantar para generar riquezas a los dueños del país, mientras entre ellos sí mantienen su unidad y sus pactos.

!Inventemos los carnavales cooperativos… sin competencia!

!Cuánto nos queda por hacer!

Crear colectivamente y crecer de ello como pueblo implica:

  • Mirarnos hacia atrás (en nuestra historia),
  • Hacia dentro (en nuestras identidades),
  • Hacia delante (en nuestro proyecto de transformación social)…

¿Y cómo?

!A liberar la creatividad popular!

2 Respuestas a “De carnavales

  1. javier clavero podadera

    …estuve en el carnaval y me llamó la atención que cuanto más lejos del lugar oficial y comercial del desfile, más interactuación había entre las comparsas y público…esto es importante, porque en el carnaval y en el teatro realmente popular, y el carnaval es entre otras cosas una expresión teatral popular, no hay separación entre público y actores sino una comunicación donde todo el mundo danza, canta y actúa….esto naturalmente lo obvian las instituciones y lo que terminan haciendo es reproducir el carnaval de salón en la calle, para de paso ceder un espacio a empresas patrocinadoras, que independientemente de que colaboren o no , lo único que añaden es negocio y música donde no hace falta pues enmudece otras expresiones…sucede lo mismo con los locutores de medios de comunicación que explicaban con grandes bocinas lo que no necesita explicación sino vivirse…

    …otra reflexión es que todas las comparsas comunican…unas comunican una denuncia y otras comunican, por ejemplo, un sentir de fiesta…que en sí mismo ya es una denuncia…pero estoy con usted…donde hay más dinero no hay necesariamente más originalidad…

    …por último, decirle que sí, que lo genuíno, lo bello, no requiere de competencia…un artista de verdad no pinta para competir…y una comparsa que rie, danza y y se expresa…tampoco lo hace…el dinero? no me hagan reir…cuando los carnavales y otras expresiones poplares estaban prohibidas se conseguía el dinero porque todos colaboraban…con el añadido de que no teniamos que expresarnos al gusto de los patrocinadores, ya sea el estado o las empresas privadas….desconozco este aspecto en República Dominicana, pero en España los artistas, y artistas somos todos desde un poeta a un carnavalero, hemos vivido épocas muy creativas, quizá las mejores, sin necesidad del Estado…quien para hacer arte u organizarse para un carnaval pone como excusa la falta de dinero dudo que sea artista…

  2. Con respecto al carnaval dominicano es importante incluso ver cuál carnaval se promociona más, cuál es mas “comercial” por supuesto todo apunta al carnaval vegano, el más español de todas las manifestaciones, esto lo digo sin quitar merito a la maravillosa experiencia creativa que es este carnaval, sin embargo otros manifestaciones del carnaval dominicano como en Cabral, Cotui, Montecristi, donde se evidencia mucho el cimarronaje son menos difundidos. Este año ha ganado precisamente el carnaval cotuisano y que bueno, aquellos trajes hechos con hojas de platano secas.

    Por lo que y como bien apunta Ingrid no se dan dinamicas ingenuas dentro del mismo carnaval, marcas, productos, cuestiones culturales se dan cita al festin.

    Es el carnaval hoy una manifestacion bellisima, recuerdo que los momentos de mi infancia en donde era mas feliz era cuando salia a la calle disfrazada, me sentia especial y era y es todavia un espacio ludico, en donde el pobre se burla del rico, donde un calife aun en los años de mayor represion en nuestro pais se atravia a hablar y decir cosas comprometedoras.

    Me encanta el hecho de que pensemos en hacer teatro en todos lados, cuando en el desfile del carnaval me econtre con una comparsa con el 4% y otra con unos Tio Sam enormes que representaba la dominacion de los Estados Unidos hacia nuestro pais, me emocione y pensé que bueno que estas verdades estan siendo dichas de una manera tan divertida y creativa.
    Lo que nos dice que los problemas serios y muuuyyy serios que tenemos en el pasi pueden ser dichos con la risa y generando tanto o mayor impacto.
    Que nuestras acciones revolucionarias respiren arte y manifiesten lo que somos como pueblo, llenando de orgullo y dignidad las mentes y corazones de los dominicanos y dominicanas.
    !!!Yo quiero Arte y Revolucion!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s