No sólo de números se come: Informe de la Comisión Económica de Justicia Global

En República Dominicana se sigue ampliando la brecha de desigualdad en los últimos meses del 2010 y lo que va del 2011.

Santo Domingo. Mujeres trabajadoras y hombres trabajadores en el país, se enfrentan a una nueva alza de precios de los bienes de la canasta básica familiar. El alza de los productos también se debe a la especulación y a la existencia de intermediarios entre el productor y el consumidor final, generando una cadena de aumentos de precios.   Estas situaciones se conocen como inflación.

La composición de la canasta básica a nivel de grupos de bienes y servicios es la siguiente: alimentos y bebidas no alcohólicas; bebidas alcohólicas y tabaco; prendas de vestir y calzado; vivienda; muebles y artículos para el hogar; salud; transporte; comunicaciones; recreación y cultura; educación; restaurantes y hoteles; bienes y servicios diversos.

La canasta básica familiar dominicana promedia los $23,398.55 pesos. El Banco Central, en una comunicación del 3 de febrero del 2011, informó que la canasta básica familiar es de un mínimo de $10,407.56 pesos para el primer quintil, que representa el 20% de la población más pobre, y un tope de $48,665.81 pesos, para el quinto quintil que representa el 20% de la población más rica; calculada con el nuevo Índice de Precios al Consumidor (IPC) Base Diciembre 2010.

El salario mínimo de una persona trabajadora dominicana no llega a cubrir la canasta básica dentro de las necesidades a satisfacer para la vida. Según informaciones de la Tesorería de Seguridad Social dominicana, alrededor del 70% de las trabajadoras y los trabajadores formales perciben salario mínimo. Éste salario oscila entre $3,600.00 pesos, en Zonas Francas instaladas en “Zonas Económicamente Deprimidas” (Fronteriza y Sur del país) y, $8,465.00 pesos para las Empresas Industriales, Comerciales y de Servicios, con capital y existencia mayor a 4 millones de pesos. Es importante evidenciar cómo las mismas informaciones de las instituciones públicas muestran o señalan que el costo de la vida en la República Dominicana cada vez va en aumento, ya que los salarios antes señalados representan el 34% y el 81%, respectivamente, de la canasta básica mínima que es $10,407.56.

A esto se agrega que en nuestro país no contamos con un sistema ni un organismo o institución que vigile o controle el aumento de los precios. Un ejemplo de esto es que en el último mes de 2010 y en los dos primeros del 2011, el pollo, un producto básico de la canasta dominicana, ha aumentado de $35 pesos a $43 pesos, para un incremento de 23%. Y si nos ponemos a comparar el precio de muchos otros productos, nos daremos cuenta que es la misma realidad.

En este sentido, somos el único país del mundo en donde se violenta la Ley de la Gravedad, según la expresión popular que dice “en este país todo lo que sube, nunca baja”. Y es que cuando los precios de los bienes y servicios suben, difícilmente vuelven a bajar.

Denunciamos que las autoridades y este gobierno omiten las condiciones de desigualdad en cuanto a la distribución de la riqueza a la población, al sólo presentar numeritos favorables para ellos y sus grandes jueces y acreedores internacionales, como es el caso del Fondo Monetario Internacional -FMI-, exponiendo al país los grandes logros en materia de estabilidad cambiaria, inflación moderada y crecimiento del PIB.

Además, en dicha comunicación se “evidencia que los hogares dominicanos durante los últimos 10 años redujeron en 5.69% la proporción de sus ingresos destinados a la compra de alimentos y bebidas no alcohólicas, al reducirse de 30.79% que representaba en 1978 a 25.10% en el 2007. Con este resultado se infiere que en los últimos diez años se ha registrado una mejoría en las condiciones de vida de los dominicanos, ya que a medida que mejoran los ingresos de las familias, disponen de recursos para otros gastos como recreación y cultura, transporte, viviendas, bienes y servicios diversos, entre otros”. La lectura que hacemos de esto no es que los hogares han aumentado el ingreso por lo que hacen una mejor distribución de los mismos, porque esto es un análisis corto de la realidad, pues el hecho de que las personas destinen mayor parte de sus ingresos a otros bienes y servicios, no necesariamente quiere decir que estén percibiendo más recursos, sino que este nuevo cambio evidencia que la mayoría de personas trabajadoras ni siquiera pueden cubrir, con los niveles de ingresos obtenidos al 2010, las necesidades de la canasta básica actual. Precisamente porque han aumentado los precios de otros bienes que forman parte de esa canasta, como transporte y vivienda. Implicando un sacrificio del gasto en alimentación, educación, salud, vestimenta y calzado, para cubrir los que han aumentado.

A la economía neoliberal del país le va bien, mientras las personas  no reciban una educación de calidad. ¿Por qué las autoridades del Banco Central no señalan la variación en cuanto a la educación? Pues el destino de los ingresos de las familias en cuanto a educación pasó de 4.77% a 3.74%. Esto explica que según las mismas estadísticas oficiales las personas se sacrifican, gastando menos dinero en educarse, porque el dinero que perciben no alcanza para ello.

Denunciamos que existe un alza inhumana en los precios de la canasta familiar dominicana. Esta situación empeora las condiciones de vida. La gente tiene menos dinero para alimentarse, recibir atenciones médicas, trasladarse de un lugar a otro, divertirse, etc. Eso es menos posibilidad de tener una vida digna. No es solamente satisfacer necesidades materiales, sino también afectivas, de entendimiento, participación, ocio, creación, etc., que sean garantizadas por políticas de desarrollo auténticamente humanista.

La Comisión Económica de Justicia Global llama a movilizarnos. Expresémonos de manera creativa desde cada comunidad. Exigimos, al igual que el movimiento social dominicano, que el salario mínimo nacional cubra en un 100% la canasta básica, no que se asemeje a un 34% como es el caso del salario mínimo de $3,600.00 pesos, ni a un 81% como es el caso del salario mínimo de $8,465.00 pesos; y que se cree un sistema de control para el aumento de los precios.

Rescatemos que las conquistas en materia laboral han sido resultado de las luchas de los pueblos organizados.

¡No te dejes engañar cuando te hablen de progreso,
porque tú te quedas flaco y ellos aumentan de peso!

¡Exigimos garantía de nuestros verdaderos derechos económicos y sociales!

Comisión Económica de Justicia Global
Marzo 2011

4 Respuestas a “No sólo de números se come: Informe de la Comisión Económica de Justicia Global

  1. Saludos a la Comision Economica de Justicia Global, gracias por este informe importante. Hablar de que no alcanzan los sueldos para cubrir las mas basicas necesidades, me acuerda de una decima escrita por el profesor Narciso Gonzalez -Narcisazo:

    En el hospital

    Pasó muchos sufrimientos
    para ir hasta el hospital,
    mas, por fin, llegó el momento
    y el hombre habló de su mal:

    “Doctor, a veces no veo,
    siento cansancio, dolores
    de cabeza, me mareo
    y otras molestias menores”.

    El doctor, sólo pensando
    en los cientos de pacientes
    que lo estaban esperando
    recetó rápidamente:

    “Su enfermedad es sencilla,
    la veremos abolida
    si se toma esta pastilla
    después de cada comida”.

    “Pero doctor, por su vida,
    -replicó el hombre enseguida
    con su voz casi apagada-
    si yo tuviera comida
    yo no sufriera de nada”!

    17 de Octubre, 1973

  2. senores hay q coger pa la calle YAAA! etos barbarasos no entienden lo q es, pasarse el dia trabajando, luego para la universidad, tratando de echar palante bucando los chelitos. y es verda que somos el unico pais q se violenta la ley de la gravedad jaja muuy buena!!

  3. Que bueno leer sus comentarios. Es necesario movilizar a la población en cuanto a este tema y otros temas, ya que cada día las autoridades empeoran mas las condiciones de la mayoría de la población.

    Sigamos discutiendo y abriendo debate sobre el tema.

  4. “Pues el destino de los ingresos de las familias en cuanto a educación pasó de 4.77% a 3.74%. Esto explica que según las mismas estadísticas oficiales las personas se sacrifican, gastando menos dinero en educarse, porque el dinero que perciben no alcanza para ello” Este es un análisis muy simple, puesto que eso no implica que entre el 1998 y el 2010 se haya reducido el gasto privado en educación. La ponderaciòn del gasto de los hogares en educación puede haberse reducido como ustedes dicen porque los hogares gasten menos en educación o porque el gasto en los demás grupos de bienes que componen la canasta familiar hayan aumentado en una proporción superior al cambio en el gasto en educación. Al final eso depende de muchos factores que no van de la mano con la canasta familiar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s