¿Estados Unidos en decadencia? No vayamos a creerles

Tim Shenk, Justicia Global

Cuando se escribe sobre la política internacional, está de moda plantear que Estados Unidos está en decadencia, que el imperialismo norteamericano está siendo debilitado. Se predice que dentro de poco tiempo, todos vamos a estar gastando Euros y hablando chino.

Sin embargo, para América Latina, Estados Unidos sigue siendo el gigante en la región. Sus políticas económicas y fuerzas armadas son principales obstáculos para la autodeterminación de los pueblos y el desarrollo humano pleno en el hemisferio. Así, es necesario estudiar la realidad actual del involucramiento de Estados Unidos en América Latina y detenernos en el caso dominicano, un caso “exitoso” de desarrollo según los criterios de la política exterior de Estados Unidos.

“América Latina jamás ha tenido más importancia para Estados Unidos que ahora”, comienza un informe de 2008 del Council on Foreign Relations, una institución que busca influenciar la política exterior estadounidense hacia el resto del hemisferio.

A pesar de que el informe tenga un discurso de cooperación regional y progreso mutuo, esta primera frase será grave noticia para cualquiera que haya sufrido una dictadura apoyada por Estados Unidos, un programa de ajuste estructural, la invasión militar estadounidense o que haya tenido que aguantar abusos laborales en una empresa transnacional en América Latina. Desde los días de la Doctrina Monroe en el siglo XIX, más interés de parte de Estados Unidos en América Latina consistentemente ha sido desastroso para las mayorías de la región.

El artista Quino presenta su perspectiva sobre el concepto de "libertad" que promueve Estados Unidos.

Mientras Barack Obama ha traído un nuevo discurso de “igualdad” en la región, la política económica de Estados Unidos está igual. En un encuentro regional de mandatarios en el 2009, Obama proclamó que “cada una de nuestras naciones tiene el derecho a seguir su propio camino”.[i] Sin embargo, aunque este presidente habla con más tacto y respeto que el anterior, las políticas económicas que promueve, siguen empobreciendo a la región e impidiendo que otros caminos se elijan.

El Council on Foreign Relations, que se autoproclama “independiente y no partidario”, es uno de los grupos clave que desarrollan la política exterior de Estados Unidos.

Este consejo se refiere a América Latina como nada más un mercado donde sacar grandes beneficios: “América Latina es ahora uno de los mercados más abiertos del mundo y es proveedor global clave de energía, minerales y alimentos”. De hecho, EEUU ya importa 50 por ciento más petróleo de América Latina que del Oriente Próximo.[ii]

Los tratados de libre comercio con Estados Unidos, y los préstamos de desarrollo internacional, han aumentado la pobreza en América Latina y han sumergido los países de la región con grandes deudas externas. Sanciones impuestas por los estados e instituciones prestadoras hacen que sea extremadamente difícil, que las naciones endeudadas “sigan su propio camino”.

Por ejemplo, los 17 años del Tratado de Libre Comercio de América del Norte –NAFTA- han destrozado la economía rural mexicana. Como resultado de un aumento de 18 veces la cantidad de maíz gringo subsidiado desde el 1994, muchas familias campesinas ya no pueden sobrevivir trabajando la tierra, que ya no hay lugar para sus productos en el mercado. Dos millones de campesinos y campesinas mexicanas han tenido que abandonar sus campos y buscar mejor suerte en las ciudades de México y Estados Unidos.[iii]

De igual forma, campesinos y campesinas de San Juan de la Maguana, República Dominicana, han protestado la implementación del tratado de libre comercio DR-CAFTA, que trae habichuelas importadas subsidiadas a los mercados dominicanos. Entre 2009 y 2010 campesinos echaron 9 toneladas de habichuelas en las calles frente al Congreso, demandando que el gobierno dejara de comprar los productos importados.[iv]

El modelo que promueven el Council on Foreign Relations y la Casa Blanca, busca beneficiar a unos cuantos intereses empresariales en EEUU, a costa de las millones de personas que pierden su forma de vivir dignamente al “abrirse los mercados”.

República Dominicana: Un caso “exitoso” en la política exterior de Estados Unidos

En cuanto a los casos “exitosos” de la política exterior de Estados Unidos, la República Dominicana es un estudio de caso ejemplar, si el pasado indica la dirección de posibles futuras acciones.

Según los objetivos de Estados Unidos en el exterior de “promoción democrática”, “expansión económica” y “la guerra contra el narcotráfico”, República Dominicana se gana altas notas en los ámbitos internacionales.

Esta nación caribeña no ha tenido incidentes electorales desde la victoria fraudulenta de Joaquín Balaguer en el 1994, y el presidente actual, Leonel Fernández, se proyecta internacionalmente como un progresista mediador de conflictos. En el ámbito económico, el país fue alabado como referente de los países en vía al desarrollo en el 2006, por el entonces Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan. Y en la guerra contra las drogas, los titulares celebran diariamente la captura de drogas y arrestos de capos traficantes.

Desafortunadamente, cuando se profundiza un poco más en la realidad dominicana, se ven las grandes desigualdades y contradicciones del “caso exitoso”: de hecho, el “éxito” como lo definen Estados Unidos y las élites nacionales, es un gran fracaso para el bienestar de las mayorías de la población.

No se puede hablar de verdadera democracia en República Dominicana, mientras se protejan los intereses de los inversores internacionales por encima de los derechos básicos de las personas. Duran años sin terminar las escuelas, hospitales y puentes peatonales para la gente, pero mientras tanto se construyen carreteras de cuatro carriles en tiempo récord para acomodar el transporte de los equipos de mineras extranjeras.[v]

República Dominicana está en el sótano en el hemisferio en inversión para la educación y la salud, mientras funcionarios del gobierno gastaron $2 mil millones de pesos en ropa, celulares y viáticos en el 2007.[vi] La temporada electoral es un circo de falsa participación cívica: mientras algunos candidatos se han destacado por echar billetes y hasta gallinas y salamis de sus vehículos en campaña, otros “compran” cédulas de otras personas para echar los votos.

En lo económico, las estadísticas oficiales que muestran el crecimiento, pero los sectores que generan la mayoría de las riquezas como el turismo, la minería y las zonas francas, son dominados por inversionistas extranjeros y pocas familias oligarcas dominicanas.

Según el informe de la Comisión Económica de Justicia Global, “No sólo de números se come”, del pasado mes de marzo del 2011, “El salario mínimo de una persona trabajadora dominicana no llega a cubrir la canasta básica dentro de las necesidades a satisfacer para la vida. Según informaciones de la Tesorería de Seguridad Social dominicana, alrededor del 70% de las trabajadoras y los trabajadores formales perciben salario mínimo.”

Un país en el que el 70 por ciento de las personas que sí logran mantener un empleo formal, no tengan para cubrir sus necesidades básicas, no puede ser considerada “caso ejemplar” del desarrollo como se pinta en círculos internacionales.

En la llamada “guerra” contra las drogas, República Dominicana es reconocida como punto medio en el transporte de la cocaína desde Colombia a Estados Unidos. En 2009 después de años de especulación y encubrimientos, el ex capitán del Ejército Dominicano, Quirino Paulino, admitió en las cortes norteamericanas que habían enviado 33 toneladas de cocaína a EEUU entre 1996 y 2002.[vii] Además de las noticias regulares sobre la participación de agentes policiales y militares en el narcotráfico, el caso de Quirino ilumina la profundidad del involucramiento institucional en la industria narcótica en República Dominicana.

Conclusiones

Con todas estas evidencias de violaciones de derechos humanos, el hecho de que Estados Unidos reconozca a República Dominicana como un país “modelo” en vía al desarrollo, nos revela la realidad detrás de la política exterior de este gran vecino del norte.

Además, el caso de República Dominicana nos da pautas para prever lo que significará un aumento en el involucramiento estadounidense en la región:

  • préstamos para el desarrollo neoliberal que restrinjan la inversión social,
  • la inundación de mercados locales con productos subsidiados importados,
  • la extracción transnacional de los recursos naturales, y
  • un aumento de la guerra contra el narcotráfico sin tocar los vínculos institucionales en todos los países que posibilitan el flujo de productos ilícitos.

[i] Wilson, Scout. 2009. “Obama talks about race at South America summit.” April 19. http://articles.sfgate.com/2009-04-19/news/17194700_1_obama-s-race-latin-america-first-indigenous-president

[ii] Council on Foreign Relations. 2008.

[iii] Mize, Ronald and Alicia C.S. Swords. 2010. Consuming Mexican Labor: From the Bracero Program to NAFTA. Toronto: University of Toronto Press. p.195-199.

[iv] Mateo, Ronny. 2009. “Productores lanzan habichuelas en calles DN.” Diario Libre. April 22. http://www.diariolibre.com/noticias_det.php?id=196696

[v] “Barrick Gold y Organización Cisneros: 2 empresas que amenazan al pueblo dominicano.” 2008. December 14. https://enjusticiaglobal.wordpress.com/2009/12/14/la-barrick-gold-y-organizacion-cisneros-2-empresas-que-amenazan-al-pueblo-dominicano.

[vi] “Grandes Mentiras de Este Gobierno.” 2008. Abre los Ojos. Santo Domingo, Dominican Republic. August. p.1.

[vii] “Quirino admite introdujo 33 toneladas de cocaína a EEUU.” 2009 January 16. http://www.revuleo.net/Noticias/noticias/192-quirino-admite-introdujo-33-toneladas-de-cocaina-a-eeuu-.html.

Una respuesta a “¿Estados Unidos en decadencia? No vayamos a creerles

  1. Muy buen artículo!

    Es suuuuper importante que sigamos indagando en los efectos del DR-CAFTA. Montón de organizaciones preveíamos los intereses detrás del tratado de libre comercio, pero la manipulación mediática es tan fuerte que es muy difícil tener las informaciones. Por eso es importante acercarse a los productores, a los mercadoa ver qué lo qué.

    Un punto interesante a profundizar me parece que es: que EEUU nos pinta como “modelo” por un lado, pero por otro lado resaltan como “problemas” las cosas que a ellos les interesan, para justificar “acciones sociales” o marcar las agendas de la “sociedad civil” según sus intereses. Por ejemplo, a mí me parece interesante de indagar los intereses de EEUU cuando los preocupa la violencia aquí, o la violación de derechos a inmigrantes, o la corrupción o el narcotráfico. Porque en informes que publican ellos mismos o espacios igualmente manipulados por las grandes potencias como el Foro Económico Mundial, también se presenta RD como país “no modelo” en muchas áreas. …

    seguir profundizando por ahí…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s