Calentamiento global, ni tan caliente ni tan global (II)

Seguimos analizando algunas afirmaciones del ex vicepresidente norteamericano Al Gore. Como ya decíamos en la anterior entrega, publicada también en esta página, las ideas que trata de imponer Al Gore son rechazadas por numerosos científicos.

Por Tomás Rubio, periodista y poetaclown

El nivel del mar en el siglo XXI

No se prevé una subida alarmante

El Laboratorio Oceanográfico Proudman ( Inglaterra), un centro líder en el mundo en la predicción de las mareas y cuya investigación científica se centra en la oceanografía mundial que abarca el nivel del mar, realizó un estudio donde concluía que el nivel del mar ha aumentado alrededor de 17 cm a lo largo del último siglo.

Y afirma Nils-Axel Mörner, científico lleva 35 años midiendo el nivel del mar por todo el mundo y entre otras responsabilidades tiene la de Director del departamento de Paleogeofísica y Geodinámica en la Universidad de Estocolmo y director del Proyecto INTAS sobre Geomagnetismo y Clima: “La tendencia global en los últimos 150 años ha sido aproximadamente 1mm/año, la tendencia del presente es de aproximadamente 1 mm/año, y este valor es probable que persista durante el siglo XXI. Mi evaluación personal son 10 cm, como mucho 20cm (de subida) para el siglo XXI.

Sin embargo, estas y otras investigaciones no son tenidas en cuenta ni por Al Gore ni por la ONU. Al Gore dice que el nivel del mar subirá siete metros, afirmación que ha sido considerada una exageración, entre otros por Jim Overland, oceanógrafo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), una agencia científica del Departamento de Comercio de los Estados Unidos cuyas actividades se centran en las condiciones de los océanos y la atmósfera. Es uno de los principales organismos estadounidenses dedicados al cambio climático.

Y las previsiones de la ONU, que auguran una subida entre 0,18 y 0,59 metros de aquí al año 2100, son también muy cuestionadas.

Tan exagerado como Al Gore, se mostró el vicepresidente de la República Dominicana, Rafael Alburquerque, en la última cumbre sobre cambio climático celebrada el año pasado en Cancún, al afirmar sin citar la fuente que “en tiempo relativamente breve República Dominicana podría perder el 13% del territorio costero por la subida del nivel del mar”. Y aunque este periodista se dirigió al señor vicepresidente para pedirle la fuente científica que afirmaba tal subida, hasta el momento no he recibido respuesta.

¿Por qué el mar no subirá tanto?

Entre otras razones, el aumento del nivel del mar no puede ser muy grande porque la Antártida no se va a derretir sino más bien al contrario. Y en cuanto a la descongelación del Ártico, en el hipotético caso de que esto sucediera, tendría consecuencias menores sobre el nivel del mar puesto que su hielo ya está flotando en el agua.

Al Gore proyecta en su película inundaciones terroríficas de grandes ciudades. También recurren a esa exageración muchos medios de comunicación. Este tremendismo, sin embargo, es cuestionado por estudiosos del mar.

Los procesos de la naturaleza son lentos ¿Qué hace que el nivel del mar cambie? Los procesos de la naturaleza son lentos y no sujetos a las variaciones espectaculares de las que se está hablando sin ningún rigor científico.

Philip Stott, del Departamento de Biogeografía de la Universidad de Londres afirma que “El nivel del mar cambia a lo largo del mundo por dos factores: Factores locales que tienen que ver con que la tierra sube y baja. Por lo tanto nada que ver con el mar. Y los cambios en el mar, que tienen que ver con los cambios térmicos de los océanos y nada que ver con el derretimiento de
los polos. Y es un proceso enormemente lento.”

Y Carl Wunsch, investigador del Departamento de Oceanografía de
Massachussetts: “Puede llevar cientos o miles de años para el profundo océano responder a fuerzas y cambios que ocurren en la superficie”.

Huracanes

No hay pruebas que los relacionen con el Co2

El Huracán Katrina no fue, como dice Al Gore, causado por calentamiento global. Las consecuencias devastadoras en Nueva Orleans se debieron al hecho de que reventaron unos diques de contención que ya estaban deteriorados.

En este punto la memoria parece fallarle a Al Gore. Resulta que hacía años los científicos estaban avisando al gobierno de que cualquier huracán que pasara por encima de los viejos diques podría romperlos y causar una catástrofe. Al Gore parece “olvidar” su responsabilidad pues esos diques ya estaban ahí cuando él era vicepresidente del señor Clinton.

Al Gore dice también que la causa del aumento de la intensidad y la frecuencia de los ciclones tropicales es el calentamiento global. Pero en este punto, incluso la ONU, aliada de Al Gore en muchos de sus presupuestos, le desmiente: : “Los datos no permiten ver tendencias a largo plazo en la intensidad o frecuencia de los huracanes o tifones ni permiten relacionarlas con las emisiones de CO2”.

Morir de calor y. . . de frío.

Al Gore Afirma en su documental, haciendo referencia a la ola de calor que sufrió Europa en el 2003, que “el calentamiento global causará millones de muertos”. Pero la película no explica que durante ese mismo 2003 catastrófico en que murieron 34.000 europeos por la ola de calor, también murieron 100.000 europeos de frío por enfermedades relacionas con el frío
(hipotermias, gripes, enfermedades respiratorias y cardiovasculares relacionadas con las bajas temperaturas).

El Kilimanjaro es una montaña situada en el nordeste de Tanzania (África) formada por tres volcanes inactivos.

 

El Kilimanjaro

El retroceso del glaciar del Kilimanjaro no tiene relación con el calor

Según Al Gore, el calentamiento global ha provocado la desaparición de la nieve del Kilimanjaro. Después nos enteramos que esto lo sacó de la opinión de un estudiante.

Nosotros preferimos llevarnos por conclusiones más científicas, como las de la Federación Argentina de Ecología Científica: “Las causas del retroceso del glaciar del Kilimanjaro no tienen relación con el calor (la región se ha enfriado tal y como afirma la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU ) sino con causas perfectamente determinadas: la tala de bosques en las laderas del monte causan una variación en los vientos que ascienden en patrones que afectan a las precipitaciones.

Las precipitaciones han estado disminuyendo desde comienzos del siglo 20, precisamente en una época en que la prensa mundial alarmaba a la gente por un inminente retorno a otra Edad de Hielo, y los niveles de emisión de CO2 de la humanidad eran mínimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s