El Che, guerrillero y pensador

Con esta entrada iniciamos una serie de tres reflexiones sobre el Dr. Ernesto Guevara de la Serna, el Che, que un día como hoy hace 44 años, cayó en combate en la selva boliviana. Recordamos su valentía, entrega, pensamiento y amor por la humanidad.

Tim Shenk, Justicia Global

Muchas personas conocimos al personaje del Che a partir de su más reconocida imagen: la del Che implacable, convencido, barbudo, cabellos largos y despeinados, boina puesta y estrella en la frente.

Esta fotografía, tomada en el 1960 en La Habana por Alberto Korda, ha sido denominada “la fotografía más famosa del mundo”. Es a partir de esta imagen –que ha sido reproducida de todas maneras hasta convertirse símbolo de rebeldía y pieza de moda- que las mayorías comenzamos a conocer la vida del Che.

Esta imagen proyecta al Che como guerrillero, un constante en su vida adulta a nivel internacional y parte importante de las luchas revolucionarias de la época. El joven nacido en Argentina peleó bajo el mando de Fidel Castro contra la dictadura de Fulgencio Batista hasta salir victoriosos en la revolución cubana en 1959. Aportó a la revolución armada en el Congo en 1965 y finalmente cayó en combate en Bolivia el 8 de octubre de 1967 en otra guerra de guerrillas, siendo asesinado bajo órdenes de la CIA el día después.

Era guerrillero, y también otras cosas. No es hasta leer los escritos y discursos de Guevara, que uno se da cuenta de todo lo otro que era: analista sociopolítico, médico, economista, orador anti-imperialista, representante del gobierno revolucionario cubano en encuentros internacionales. Su inteligencia y atrevimiento en los campos diplomáticos, agregado a su capacidad como dirigente de guerilla, fueron lo que lo convertían en una verdadera amenaza para las élites internacionales.

Guevara fue consistente en su denuncia de los ataques y provocaciones del gobierno estadounidense contra el estado soberano de Cuba, en un contexto de bombardeo mediático torcido en su contra. En 1964 frente a la ONU, el Che detalló algunos de los 1.323 actos de agresión de parte de las fuerzas armadas de Estados Unidos en lo que iba de ese año. Entre ellos se contaban: violación de espacio aéreo, ataques piratas contra barcos, quema de campos de caña de azúcar, y el asesinato de un soldado cubano. Se ofrecía para entrar en relaciones diplomáticas con el gobierno de Estados Unidos, sólo en la condición de tratarse como iguales soberanos y si EEUU respetaba la ley internacional de no agresión.

Cuando Guevara se dirigía a la comunidad internacional, no hablaba como es costumbre, en palabras bonitas y complacientes, sino “con toda claridad y franqueza”. En sus discursos a la comunidad internacional Guevara destacaba las posiciones anticolonialistas y anti-imperialistas de Cuba. Denunciaba el Apartheid en Sudáfrica, el asesinato de Patrice Lumumba por la CIA en el Congo y el racismo en EEUU, además de defender las luchas de liberación de los pueblos del mundo.

Frente a la ONU denunciaba la invasión militar e imposición económica de los países imperialistas que difundían discursos de democracia y libertad:

“Debe quedar claramente sentado que el gobierno de los Estados Unidos no es gendarme de la libertad, sino perpetuador de la explotación y la opresión contra los pueblos del mundo y contra buena parte de su propio pueblo. Al lenguaje anfibológico con que algunos delegados han dibujado el caso de Cuba y la OEA nosotros contestamos con palabras contundentes y proclamamos que los pueblos de América cobrarán a los gobiernos entreguistas su traición”.

En estos tiempos, cuando la brecha entre los super-ricos y las grandes mayorías está más grande que todas las otras épocas de la historia, cualquier persona tiene motivos para querer seguir el ejemplo del Che.

Pero antes de comprarse una boina y fatigas de guerrillero, hay que conocer más a fondo a esta personalidad. Sigamos su ejemplo de estudio profundo de la historia, la economía política y la realidad actual. ¡Viva la memoria del Che en todas sus dimensiones!

2 Respuestas a “El Che, guerrillero y pensador

  1. Honor a quien honor merece. Si alguien debe ser admirado es el Che pues lucho por la justicia y libertad de todos los primidos del mundo. Como bien dijo Fidel, Che represento al hombre nuevo, valeroso y comprometido. Entre sus denuncias estuvo la de nuestro pueblo, Puerto Rico, que aun lucha por su liberacion e independencia. Aun era muy nina cuando lo asesinaron, pero recuerdo ver la foto reclinado con los ojos aun abiertos luego del asesinato, nunca se me olvido. Ya en la universidad conoci sus azanas y su pensamiento y hasta el dia de hoy lo continuo admirando y respetandolo. Viva el Che! Viva Nuestra America libre y socialista! Hasta la victoria siempre, companero! Patria o Muerte, VENCEREMOS!

  2. Pingback: Claves que nos enseña el Ché | Justicia Global

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s