Arte popular: teatralidad más allá de “los teatros”

Alicia Elisa Méndez, Teatro Caracol de Justicia Global
 

El arte popular en sus distintas manifestaciones culturales, como las fiestas de palos, el carnaval, las conmemoraciones a santos, se pueden plantear como expresiones teatrales realizadas por personas en sus comunidades para el disfrute de sí mismas y de las y los demás.

En cada una de estas expresiones del imaginario popular podemos ver esa riqueza artístico-teatral expresada en la construcción de personajes, en el uso de vestuarios, y la transformación de objetos comunes de nuestro uso diario en elementos para enriquecer la representación: escenografía, posturas corporales, etc.

Los carnavales en su teatralidad

Los "platanuses" del carnaval de Cotuí. FE

Un ejemplo de esa teatralidad lo observamos en los carnavales. Con cada uno de estos elementos las personas construyen sus vivencias, a partir de cómo la colectividad percibe la realidad.

Religiosidad popular y teatralidad

Otro ejemplo de teatralidad lo observamos en hombres y mujeres a quienes “se les sube” algún “misterio”, es decir cuando a través de estas personas se expresan las deidades y estos asumen un comportamiento acorde con el espíritu que entra en sí. Por ejemplo cuando a alguien “se le sube” Santa Marta la Dominadora – representada por la culebra- la persona tiende a comportarse de manera dominante, y contorsionarse como si fuese una serpiente.

Imagen de "Santa Marta la Dominadora". FE

De igual manera, en las fiestas de palos podemos observar que dentro de la organización y la distribución de los roles en la misma, existen personas que cantan los coros, está el “caballo de misterio” y el público -que son las personas que van a la fiesta y participan de la misma ya sea “montándose”, bailando o simplemente observando-.

La teatralidad va más allá de los “teatros” físicos

Nuestras manifestaciones culturales son verdaderas representaciones teatrales, pues en su desarrollo llevan implícito el carácter colectivo del teatro. Además, por ser un acto religioso no pierde nunca lo divertido que se busca en el teatro.

Estas expresiones del pueblo, como los carnavales y las fiestas de palo, llevan estampada la teatralidad, lo que nos permite afirmar que esta va más allá de los “teatros” físicos. Cada una de estas formas de hacer arte las hallamos en las calles, en los campos, en las esquinas, subvirtiendo la cotidianidad de manera liberada y creativa.

3 Respuestas a “Arte popular: teatralidad más allá de “los teatros”

  1. Las manifestaciones de la religiosidad popular dominicana son, en general, sacro-profanas, en el sentido de que en ellas lo sagrado y lo profano están estrechametne relacionados. En cuanto rituales, tienen elementos de teatro sagrado tal como acontecía en los rituales teatrales griegos y romanos y como ocurría también en las representaciones sacro-profanas de la Edad Media. En este sentido, considero como sobresalientes los rituales vuduescos y en especial los del gagá dominico-haitiano. Pero considero también que éstas expresiones no son estrictamente teatrales, aunque hay fasrsantes que las convierten en “puro teatro”.

    • A qué nos referimos con “estrictamente teatrales”… ahí está una discusión interesantísima, que es en parte a lo que llama lo que plantea Alicia.

  2. Interesante artículo y muy necesario. Quizás aportar un pequeño matiz donde usted dice “cuando a alguien “se le sube” Santa Marta la Dominadora – representada por la culebra- la persona tiende a comportarse de manera dominante, y contorsionarse como si fuese una serpiente”. Pienso que la autenticidad de este teatro es que la persona no se contorsiona como una serpiente sino que es la propia serpiente. Esa autenticidad y muchos otros aspectos que usted nombra en su artículo perdimos con la aparición del llamado teatro griego, que naturalmente tiene más que ver con la desaparición del teatro que con el origen del mismo. Por suerte, tanto en República dominicana, como en otros lugares de América, África o Asia, incluso en la misma Europa; contamos con manifestaciones de teatro que son fuente, no solo de investigación, sino de inspiración de muchas compañías de teatro. En el fondo sucede lo mismo en las otras artes en occidente. Periódicamente el vacío en el que está el arte occidental tiene que volver los ojos a África, Asia y otros continentes. Así hicieron en su día los pintores y escultores europeos cuando buscaron en la escultura africana no la representación de una figura sino el propio espíritu de lo representado. Esa es la comunión que pienso propone el teatro del que usted habla, más allá de ese otro teatro donde el espectador paga , consume y pocas veces forma parte de un encuentro. Me quedo con el teatro del que usted escribe donde quien asiste es especta…dador.
    Gracias y Felicidades.
    Y ojalá su artículo promueva un diálogo sereno y fructífero donde las opiniones no vengan acompañadas de crispaciones, tan comunes en los debates de internet y en el anonimato que permite. Quizás por eso no suelo participar en este medio.Sin embargo, las ideas que usted tan istructivamente expresa, me animaron.
    Gracias otra vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s